Todo el proceso de injertación, desde la recepción del material vegetal hasta que la planta está terminada, se lleva a cabo en las máximas condiciones de higiene y sanidad, realizándose exhaustivos controles de calidad y sanitarios de las plantas en todo momento.
El material de propagación recibe un tratamiento especial, con agua caliente, conocido como TAC, lo que asegura contar con material sano que permita buenos prendimientos y plantas de calidad. Viveros Nueva Vid es pionero en la implementación de esta tecnología, la cual fue adquirida por medio de la asesoría de especialistas nacionales y extranjeros.
La trazabilidad es clave en este proceso, durante el cual se mantiene la identificación del material vegetal, utilizado desde su origen, asegurando así la identidad varietal de las plantas entregadas.

Han confiado en nosotros más de 300 productores en Chile y en el extranjero.
Actualmente comercializamos más de 1.200.000 plantas al año.